«VIHDA», un diario poético

Formado en el campo de la interpretación y la danza, el escritor Raúl Martínez Román se adentra en el apasionante (y poco reconocido) mundo de la autopublicación para brindarnos un sentido diario poético que enciende la reflexión sobre el estigma al que (todavía) se enfrentan las personas que viven con VIH. Enmarcada en el ámbito de la literatura experimental, "VIHDA" nace de la necesidad de plasmar los sentimientos para iluminar las sombras de los miedos y los temores.
Publicamos un extracto de "VIHDA", una lista de "tareas pendientes" que no dejan indiferente.

TAREAS PENDIENTES

Esconder mi estatus a la gente.

“Rezar” para que no se rompa el condón y tener que
explicarlo.

Ir al hospital alerta para que nadie me vea y me
pregunte.

Guardar los informes médicos bajo llave.

Inventarme excusas para mis citas médicas.

Decirle a la gente que me gusta:
– No siento lo mismo que tú.
– No quiero pareja.
– No es el momento.
– Prefiero que no tengamos sexo.
– Etc.

Decirle a mi corazón que no se enamore.

Intentar mantener la calma.

Que ningún médico me pregunte nada en presencia
de mis amigos.

Que no me salgan heridas.

Que no me sangren las encías.

Que no se me note.

Fingir una sonrisa.

Hacer ver que todo va bien.

No quedarme sin trabajo.

Evadir el reconocimiento médico laboral.

No beber demasiado.

Cuidarme.

Ponerme veinte tiritas en un corte.

Alejarte.

Alejarme.

Puedes conseguir «VIHDA» de Raúl Martínez en:

LIBROS.CC y OPENBOOKS

Y en las librerías: Mary Read (Madrid), Pati Blau (Barcelona), Bibabuk (Almería) y La Montaña Mágica (Cartagena)

Raúl Martínez | Instagram | Twitter

¿Tienes algún comentario?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más relatos

Florencia, errar

Aquello que yo hacía era errar, como vagabundeo y como error, con todos los sentidos que podía encontrarle a aquel verbo...

Pecado venial

Hice el pase de lista en la primera clase, sobre todo con la intención de saber los nombres de mis nuevos alumnos.

Piernas y desastres

¿Cómo se llama ese cuento? Le decíamos “la palabra impronunciable”.

Jorge

Que no se atrevan a hablar del tema, es lo mínimo que espero. De todos modos, yo fui el primero en decirles que ese tipo no valía la pena; que nunca tuvo que entrar a la familia.